Portada / NOTICIAS OVV / 96 víctimas de homicidios en Mérida en lo que va de año

96 víctimas de homicidios en Mérida en lo que va de año

Protesta de estudiantes de Artes escénicas de la Facultad de Arte de la Ula. Representación del país, quienes mueren, los militares, la represión, chavistas y opositores. El concepto era que sin espacio para el encuentro la muerte gana ese terreno.

Prensa OVV Mérida

Mayo cerró con 21 víctimas de homicidios en el estado Mérida, lo que suma un acumulado en lo que va de año de 96 personas fallecidas por este delito. La información la dio a conocer el profesor de la Universidad de Los Andes y coordinador del Observatorio Venezolano de Violencia, Mérida, (OVV Mérida), Freddy Crespo, durante la presentación del seguimiento de los reportes de delitos que en los diarios Pico Bolívar y Frontera hace el OVV Mérida.

Según Crespo, las víctimas de homicidios representaron 40% de los delitos registrados en prensa en la entidad andina durante el mes de mayo, mientras que la tentativa de homicidio y los robos con lesión, acumularon 20% de los reportes cada uno. El 20% restante lo representan otros delitos, como secuestro, violación, robo sin lesión personal y las lesiones personales.

El municipio Libertador se ubicó como el que más delitos registró en esta revisión, seguido de los municipios Sucre, Obispos Ramos de Lora, Alberto Adriani y Campo Elías. Las víctimas, en más de 60% de los casos tenían menos de 40 años de edad.

En cuanto al momento de registro del delito, Crespo señaló que los resultados muestran que 65% se cometieron en días de semana de día (40%) y de noche (25%), mientras que los fines de semana de día y de madrugada acumulan 25% del porcentaje, registrándose entre semana de madrugada y los fines de semana de noche, apenas un 10% de los delitos.

El acumulado del año

“En lo que va de año, por medio del estudio de los reportes de prensa, hemos registrado 237 víctimas de delito, de las cuales 90% corresponden a los delitos de homicidio (41%), tentativa de homicidio (26%) y robo con lesión (23%). En otras palabras, nueve de cada diez de las victimizaciones registradas en prensa muestran una acción delictiva dirigida principalmente hacia la persona con la intención letal o de lesionarla”, apuntó Crespo.

Noventa y seis víctimas de homicidios, 61 tentativas de homicidios y 55 de robos con lesión se computan como las más frecuentes en la entidad. Febrero fue el mes con la mayor cantidad de homicidios en lo que va de año, con 22, seguido de mayo con 21 y marzo con 20  homicidios cada uno.

El municipio Libertador acumuló 43% de las víctimas registradas hasta mayo del 2017, seguido por los municipios Alberto Adriani y Campo Elías. Llama la atención, según Crespo, que se observa un registro variable de mes a mes en municipios poblacionalmente pequeños como Obispos Ramos de Lora o Caracciolo Parra, los cuales han registrados cifras de homicidios preocupantes si se considera su zona y densidad poblacional. “Por ejemplo, el municipio Obispos Ramos de Lora podría registrar una tasa de homicidio equivalente o superior a la del municipio Libertador a final de año, pues la tasa se construye como una relación entre la incidencia del delito (en este caso el homicidio) y el total poblacional”, comentó el doctor Crespo.

Sobre este punto, el especialista retomó el llamado de atención a las autoridades competentes para considerar y repensar las políticas anti delictivas que se llevan a cabo en esta zona.

Los delitos que no se cuentan

El profesor Crespo cerró su presentación llamando la atención sobre dos aspectos. El primero, tiene que ver con los recientes conflictos sociales que se viven en la entidad andina y que han implicado, además de la muerte, lesiones y pérdidas materiales para muchos ciudadanos y la obstaculización de vías de acceso en varios puntos de la ciudad. “Los reportes que manejamos es de la perversión de la protesta, expresada en cobros de peaje y robos a los ciudadanos que transitan por las zonas en las que se obstaculiza el paso. Igualmente, es evidente el delito cometido cuando se incendia una unidad de transporte público o se retiene en contra de la voluntad del chofer, limitando su derecho al trabajo y además, el su sustento diario”.

El segundo aspecto es el aumento de los intentos de linchamiento durante los meses de abril y mayo en la entidad. Hasta esta fecha, en prensa se reportaban de uno a dos intentos de linchamiento mensuales en la entidad, mientras que en los meses en comentarios el registro asciende a seis y cinco, respectivamente. Además, los estudios del OVV Mérida apuntan a que la cifra es mayor, incluso, en los primeros días de junio falleció una persona luego de algunos días de agonía, víctima de un linchamiento. Según Crespo, estas acciones son inusuales en la entidad, pero son muestras del deterioro del control social formal.

“Si a esto se agrega un tercer elemento, como es la participación de cuerpos parapoliciales que actúan intimidando a la ciudadanía, a los ojos y con la complacencia de los cuerpos de seguridad, hablamos que se está generando un ambiente de anarquía social en la entidad, legitimando la violencia en la expresión de unos y otros. Por ello, las personas no solo roban o cobran peaje, también intentan linchar con más frecuencia y letalidad que en otros tiempos.”

“Casi 100 víctimas de homicidio son una razón válida para protestar, pero no es válido hacerlo en contra de quien no hace un esfuerzo por evitar esas victimizaciones, actuando de igual o peor manera, para producir más victimizaciones. Estas son formas de violencia y de delito, que muchas veces no se registran en cifras oficiales, y a veces resultan ser peores que aquellas que se computan y muestran en números y en víctimas mortales o lesionadas. Esa forma de violencia es la peor porque es a la que nos acostumbramos, es la que aceptamos como válida y percibimos necesarias para un fin. Y eso no se puede permitir. Desde el OVV Mérida, retiramos el llamado a la paz y al encuentro ciudadano”, concluyó Crespo.