Portada / NOTICIAS OVV / Así trabajan los periodistas en la ciudad más violenta del mundo

Así trabajan los periodistas en la ciudad más violenta del mundo

HispanoPost
30 OCT 2017 | ANGÉLICA LUGO, CARACAS

Cuatro reporteros de distintas generaciones que cubren casos de violencia en Venezuela le explicaron a HispanoPost cómo separan su labor como comunicadores sociales de su vida personal.

Sandra Guerrero, con más de 30 años de experiencia en la cobertura de casos de homicidios y de otros delitos para medios impresos y audiovisuales, explicó que la policía científica del país (Cicpc) ha limitado el acceso a la información con el transcurrir de los años.

“Anteriormente el director del Cicpc nos informaba cuáles eran las cifras de homicidios y explicaba qué casos estaban resueltos y cuáles estaban por resolver (…) Además, los periodistas podían solicitar el acceso a las divisiones de esa policía para conocer, por ejemplo, cómo los pesquisas hacían un retrato hablado o identificaban a víctimas de homicidio por medio de la odontología forense”, manifestó Guerrero.

Román Camacho, también reportero de HispanoPost, explicó cómo ha vencido la censura en el país por medio de sus redes sociales. El comunicador es el periodista de la fuente de sucesos con más seguidores en sus cuentas de Twitter e Instagram.

Aunque en el país los periodistas que se dedican a temas vinculados con la violencia solo reportan cifras extraoficiales de homicidios, todos los meses en Caracas se registran entre 400 y 500 muertes violentas.

Caracas es una de las ciudades más violentas en el mundo, según datos del Consejo Ciudadano para la Seguridad Pública y la Justicia Penal de México.

En el país, debido a la falta información oficial, expertos en seguridad toman como referencia las proyecciones del Observatorio Venezolano de la Violencia. Según esta ONG, el año 2016 cerró con una cifra estimada de 28.479 muertes violentas.

Roberto Briceño León, director del OVV y sociólogo, refirió en el informe anual de la organización que Caracas es 14 veces más violenta que Sau Paulo (Brasil), 10 veces más violenta que Bogotá (Colombia) y 15 veces más violenta que Ciudad de México.