Portada / NOTICIAS OVV / Briceño León: En el país vivimos una exaltación de la violencia

Briceño León: En el país vivimos una exaltación de la violencia

Foto: Iván Piña

El Impulso

José Manuel Zaá |

Cuando la tasa de muertes violentas en Colombia es de 21 por cada 100.000 habitantes, en la capital del estado Lara (la decimoctava ciudad más peligrosa del país para el Observatorio Venezolano de Violencia (OVV) en 2016), se registran 51 fallecimientos en hechos violentos por cada 100.000 barquisimetanos.

En entrevista a EL IMPULSO, el sociólogo, profesor universitario y presidente del OVV, Roberto Briceño León, se mostró preocupado ante el hecho de que los venezolanos viven en el país más violento del mundo, según las estadísticas que la organización maneja.

En ellas, detecta un alarmante incremento sostenido de los homicidios a lo largo de los años, enfáticamente en los últimos 18, en los que han muerto más de 283.000 venezolanos en manos de la violencia.

Los 98.1 muertes violentas por cada 100.000 habitantes que se produjeron para el último año en suelo patrio, le dan a Briceño León el sustento para hacer tal afirmación -o al menos así lo sostuvo-; más aún cuando, al comparar la situación a nivel internacional, la República supera a El Salvador y a Honduras (84 y 78 por cada 100.000 hab. respectivamente), naciones con las que se “codea” por la primera posición desde hace un tiempo.

Para 1999 se contabilizaban 16 víctimas de la violencia al día en todo el país, expuso; en el 2016 este número se elevó a 80.

Exaltación gubernamental de la violencia

“Lo que ocurre es que lo jóvenes han nacido y se han formado en violencia; se acostumbraron a ella y empezaron a responder con violencia.

La mayoría de las veces, quien actúa con ensañamiento lo ha visto contra familiares, amigos, conocidos”.

De esta manera Briceño León, respondió al consultarle sobre el por qué del aumento de los índices de violencia.

En este sentido, comentó también que en Venezuela se destruyeron las instituciones y se le dio paso a la impunidad.

“Se envió continuamente un mensaje de exaltación de la violencia y de elogio de los violentos que se siguen mandando (…) Se habla de plan de desarme pero al mismo tiempo se ve al presidente portando armas en televisión”, dijo.

Todo ello nace, explicó, a raíz de la concepción equivocada que asumía que la violencia es una expresión de la lucha de clases “que no está mal”.

“La politización de la seguridad nos ha llevado a esto (…) No es posible pensar que cuando uno exalta la violencia en una sociedad, va a cosechar paz”.

Recalcó que los 23 planes de seguridad que lanzó el Gobierno nacional, se anunciaron para sacar provecho previo un evento electoral cercano.

“En el 2006 se hace la Conarepol, en el 2010 viene el Dibise, en el 2012 se crea la Misión a Toda Vida Venezuela y en el 2015 las OLP”.

Además, cree que la violencia fue inicialmente utilizada como estrategia política, pero en estos instantes el Ejecutivo no tiene cómo controlarla.

Pobres son los más afectados

Una de las principales causas de emigración para los venezolanos es la inseguridad personal, aseveró el también docente de la Universidad Central de Venezuela (UCV), quien profirió que el 40 % de los venezolanos ha sentido la necesidad de mudarse, de barrio, ciudad o país a causa de la violencia a la que se siente expuesto.

Estos no son temores únicos de ciudadanos adinerados, aclaró, puesto que el 84 % de los homicidios a nivel nacional lo sufren “pobres” -no pobreza extrema-, quienes también son los blancos de ataque en más de la mitad de los secuestros.

“El secuestro dejó de ser un delito exclusivo de personas de clase alta porque la mayoría se fue del país y otros tienen niveles de seguridad muy altos”.

En el caso del municipio Iribarren, el oeste y el norte de la capital larense concentran la mayoría de los asesinatos.

“Los barrios son los que más padecen porque ahí se logra un control muy fuerte de los grupos delincuenciales”.

Señaló Briceño León que las víctimas de los crímenes en suelo patrio tienen el siguiente perfil: son hombres (91%), son jóvenes entre 15 y 20 años de edad y viven en sectores populares.

La mujer venezolana, muro de contención de la violencia

Los números de la mujer como víctima mortal de la violencia en Venezuela se mantienen entre un 8 y 9 %, mientras que en otros países esta estadística puede alcanzar el 15 o 20 %.

“Hay un cambio en el patrón de comportamiento de las delincuentes; han empezado a tener un papel más protagónico en los hechos delictivos. Parte de ello tiene que ver con los cambios en el rol femenino que ahora es mucho más activo en nuestra sociedad”.
Sin embargo, han observado desde el OVV, una de las mayores “fuerzas de contención” de la violencia es la mujer venezolana, la cual, en su gran mayoría, mantiene conductas de evasión del riesgo, protección y orden.

“La actuación de las maestras y madres no se ve en maestros y padres. Hay un respeto en esa figura de la mujer madre, como también en la frágil o débil. Eso es una fuerza cultural positiva que se aprecia en todos los estados. El género empieza a ser un contracultura que ayuda a frenar la violencia”.

Para disminuir los índices

“Tiene que quedar un mensaje muy claro a la sociedad. No es lo mismo ser un trabajador honesto, que ser un homicida; un joven estudioso que un ladrón. Mientras eso no quede claro en la sociedad y hasta que no se exalte al hombre trabajador y al joven estudioso, las cosas no van a mejor en Venezuela”.

Así considera Briceño León que debe darse el primer paso para combatir la violencia y eliminar las cifras rojas en la nación.

Además del “orden moral comunicacional”, recalcó, debe aparecer la justicia, puesto que en el país hoy en día da lo mismo matar o no hacerlo, porque la impunidad es muy grande.

“Eso implica verbo y también acción. Mientras no se disminuya la impunidad no existe posibilidad de reparo. Se debe dar el ejemplo para que la ciudadanía lo siga. Cómo es posible que en tribunales existan Jueces con antecedentes penales (…) Tenemos una sociedad que ha perdido el pacto social y cualquier forma de convivencia; como resultado de un mal Gobierno y políticas equivocadas”, sentenció.