Portada / OBSERVATORIOS REGIONALES / OVV BOLÍVAR / En Bolívar la violencia nace y muere con el Gobierno

En Bolívar la violencia nace y muere con el Gobierno

Prensa OVV Bolívar

La violencia nace y concluye con el Estado. Ésta fue la conclusión a la que arribaron, tras largas discusiones, los grupos
focales realizados por el Observatorio Venezolano de Violencia Bolívar, en el marco del proyecto denominado Fortalecimiento  de la Cultura Ciudadana sobre los derechos a la Seguridad y la Integridad Física.

En noviembre de 2017, en la sede de la Defensoría de Derechos del Niño, Niñas y del Adolescente de Santa Teresa, el equipo  del OVV Bolívar realizó tres grupos focales con personas pertenecientes a diversos sectores socioeconómicos y con  diferentes tendencias políticas: oficialistas, opositores e independientes.

Los asistentes a la investigación opinaron acerca de la relación entre el desempeño de los cuerpos policiales y militares,  la actuación de grupos armados irregulares –los llamados colectivos- y las manifestaciones de violencia política,  institucional y delincuencial.

La mayoría de los participantes, opositores e independientes, fueron precisos en establecer la responsabilidad absoluta del  Estado regional y nacional en la inducción y desarrollo de la violencia.

En este sentido, el grupo independiente opinó que algunos funcionarios públicos “amedrentan, matracan, atropellan, violan
los Derechos Humanos a pesar de que el Estado debe garantizar que ese funcionario público no lo haga… además, el Estado  está utilizando a los jefes de los cuerpos de seguridad, unos manipulados y otros conscientemente, con el interés de seguir  controlando la riqueza del país”.

Al respecto, una participante oficialista opinó que “ha habido violencia de parte y parte, porque si bien es cierto que los  cuerpos policiales a veces abusan, en su mayoría lo hacen porque quizás son Gobierno o porque tienen uniforme, pero también  es cierto que yo he pasado por donde ha habido manifestaciones y he visto demasiados destrozos a la nación”.

Algunos participantes afirmaron que el Estado permite la violencia delincuencial y no la reduce ni actúa, pero también la  violencia política porque la utiliza y desarrolla en los procesos electorales, en las manifestaciones y en las estructuras  económicas que funcionan en el barrio. También asocian con los linchamientos esta violencia permitida, porque es la  generadora de que la población tome justicia por su propia mano, ante la ausencia de políticas de acción contra la  delincuencia.

Así mismo, manifestaron los participantes oficialistas que los mismos policías justifican los linchamientos, aunque  consideran como ciudadanos que la función de los organismos de seguridad del Estado debe ser “resguardar a esa persona  (delincuente) porque sea lo que sea también tiene Derechos Humanos”.

Por otra parte, los participantes narraron múltiples casos de violencia delincuencial a los cuales está expuesto el  personal médico o auxiliar en los diversos centros de salud del municipio, agregando una nueva arista a los problemas de  insumos médicos y hospitalarios.

El coordinador del OVV Bolívar, Eligio Rodríguez, comentó que: “las comunidades hoy resienten la ausencia de espacios para
el diálogo y la simple manifestación de ideas y opiniones. Existe una asfixia ante la presión de la inseguridad, la  violencia política supeditada al Carnet de la Patria y otras formas, así como, la manifiesta impotencia por no tener  salidas institucionales, sino la indolencia y la corrupción. Al final, el clamor de los integrantes de los grupos focales  culmina con la convicción religiosa como único refugio ante el flagelo de la violencia”.

También afirma Rodríguez que se aprecia la profundidad del quiebre institucional y la anomia en cada barrio de la ciudad,
además de la desesperanza que sienten los ciudadanos, donde el gran responsable es el Gobierno.