Portada / HISTORIA

HISTORIA

LA HISTORIA

A comienzos del año 2005, el Laboratorio de Ciencias Sociales (LACSO) de Venezuela, LACSO, se propuso construir un Observatorio de Violencia con el fin de obtener información precisa sobre el fenómeno de la victimización y la percepción de inseguridad en Venezuela, dadas las restricciones que para el momento había para periodistas y académicos, en el acceso a la estadística oficial de “casos conocidos” de violencia registrados por la policía.

El Laboratorio de Ciencias Sociales (LACSO) de Venezuela es una organización creada con el propósito de contribuir con el estudio y comprensión de la realidad social venezolana y con el desarrollo de las ciencias sociales.

El diseño y funcionamiento del OVV tuvo sus inicios en cuatro de las principales ciudades del país: Caracas, Maracaibo, San Cristóbal y Cumaná , estableciendo alianzas con universidades nacionales para estructurar observatorios regionales. Posteriormente,  bajo la coordinación general del LACSO en Caracas se estructuraron cinco Observatorios Regionales:

  • Región Capital, con investigadores de la Universidad Central de Venezuela
  • Sucre, bajo la coordinación de la Dirección de Cultura de la Universidad de Oriente, Cumaná
  • Táchira, en la Universidad Católica del Táchira, San Cristóbal;
  • Bolívar en la Universidad Católica Andrés Bello
  • Lara, en la Universidad Centro occidental Lisandro Alvarado de Barquisimeto

El OVV se ha mantenido como un espacio de consulta y referencia en la recolección y sistematización de información en su área de competencia a nivel nacional.

ESCENARIO DE INSEGURIDAD Y VIOLENCIA EN VENEZUELA

De acuerdo con las investigaciones del OVV,  la inseguridad y la violencia en Venezuela está caracterizada por:

  • Ausencia de una política de Estado dirigida al control y prevención de la delincuencia.
  • Visión reactiva y desarticulada de los planes y programas en materia de seguridad ciudadana.
  • Descoordinación entre los entes involucrados y desmejoramiento de las policías regionales y municipales en materia de seguridad ciudadana.

La inseguridad sigue siendo un problema crítico en el país, sin respuestas acertadas por parte del gobierno para ofrecer a la población las condiciones que espera y que por derecho debe garantizar el Estado.