Portada / NOTICIAS OVV / La violencia también ataca el transporte público en Lara

La violencia también ataca el transporte público en Lara


Unidad de transporte desplazándose por la ciudad de Barquisimeto. Foto: Cortesía de El Impulso

Prensa OVV Lara
Jesús Alí Oviedo

Las busetas y buses que prestan sus servicios en la capital larense son blanco de los delincuentes, quienes a diario amedrentan a los usuarios de líneas urbanas, suburbanas e interurbanas.

Los malhechores emplean tres métodos para despojar de sus pertenencias a los pasajeros, de acuerdo a lo narrado por cinco operadores, que optaron por no identificarse, consultados por el equipo del Observatorio Venezolano de Violencia Lara.

El primero de los métodos se basa en infundir temor mediante discursos. Los charleros -como llaman los larenses tanto a las mujeres como a los hombres que se dedican a esta práctica- amenazan con robarle a los usuarios los objetos que cargan encima, a menos que les entreguen dinero en efectivo. En la mayoría de los casos, estos sujetos son ex presidiarios.

caos del transporte publico en iribarren. 17/10/2017. foto ivan piña

La segunda técnica es el robo con armas de fuego a los usuarios del transporte. Bajo este modus operandi los hampones utilizan la agresividad para despojar a los pasajeros, principalmente, de piezas de valor como equipos electrónicos o joyas. También hay hampones que arremeten contra los conductores y aquellos que son más especializados secuestran las unidades para luego desvalijarlas.

El hurto, mediante el uso de carteristas que actúan en grupo dentro de los buses y busetas, constituye la tercera forma de violencia en el transporte público.

“La delincuencia nos tiene arrinconados, a toda hora atacan a las unidades”, afirmó Geovanny Peroza, del Sindicato Único de los Trabajadores del Transporte Automotor y Sus Similares del estado Lara (Suttasel), quien reiteró que el método más empleado en el último mes ha sido el secuestro de las busetas.

De hecho, el operador de una buseta de la Ruta 9 fue secuestrado el pasado mes de noviembre por cinco delincuentes, quienes lo trasladaron a un sector popular del norte de la ciudad, donde lo hirieron y además desvalijaron el vehículo.

Peroza resaltó que la situación de violencia que padecen los transportistas es insostenible y crítica, por lo que requieren mayor presencia de los cuerpos policiales para que disminuyan los delitos en las unidades.

El sindicalista destacó que aunque solo trabaja 20% de las unidades de transporte, dadas las dificultades para el acceso a los repuestos y materiales necesarios para el funcionamiento de los vehículos, la presencia de los hampones en los buses se ha mantenido en el tiempo.

Las líneas de buses en Lara son atracadas a diario, según afirman los representantes sindicales del sector transporte. Foto: Cortesía El Impulso

OVV Lara abordó el problema
El equipo de investigadores del OVV Lara, desde el año 2016, ha realizado estudios en torno a la violencia en el transporte público y ha desarrollado una campaña de Sensibilización y Prevención del Delito en el Transporte Público que, en conjunto con estudiantes de la Universidad Centroccidental Lisandro Alvarado, aplicaron en diferentes rutas de Barquisimeto metropolitana.

El impacto de esta campaña ha sido evaluado de forma positiva por los operadores de las rutas 5 y 11, quienes participaron en el diseño de los mensajes que se colocaron en las unidades.

Sin embargo, el deterioro de las condiciones que reproducen la violencia se mantienen en ascenso y las posibilidades que disminuya se hacen menores.

El diario La Prensa de Lara informó en noviembre que son cinco líneas urbanas las que sufren los mayores embates de la delincuencia: Ruta 1, Ruta 5, Ruta 12, Ruta 13 y Ruta 21, que recorren tanto el centro de la ciudad como zonas populares del este y el oeste.

Ese mismo mes La Prensa reseñó el caso dos hombres que robaron a los pasajeros de una unidad de la Ruta 21 donde viajaba un funcionario del Cicpc, quien ultimó a uno de ellos, de 24 años de edad.