Portada / OBSERVATORIOS REGIONALES / OVV TÁCHIRA / Para los tachirenses los colectivos trabajan para el Gobierno

Para los tachirenses los colectivos trabajan para el Gobierno

Prensa OVV Táchira

Tres diferentes lupas sobre la violencia estatal y la actuación policial coincidieron en que los colectivos trabajan  aupados por el Gobierno, pero difirieron sobre el objetivo de su trabajo: para unos, son brazos armados por el propio  gobierno, y para otros, solo defienden la revolución.

Conocer la perspectiva de los tachirenses sobre el papel del Estado en la garantía de los Derechos Humanos fue el objetivo  central de los tres grupos focales organizados por el Observatorio Venezolano de Violencia, sede Táchira, durante los meses
de noviembre y diciembre de 2017. Con la investigación se buscó conocer a fondo la opinión de la ciudadanía sobre la  violencia política, la actuación de los funcionarios de seguridad en las manifestaciones y la relación de éstos con los  grupos armados irregulares.

La investigación, realizada en las sedes de la Universidad Católica del Táchira y de la Universidad Bolivariana de
Venezuela, involucró a 26 participantes con posiciones diversas acerca de la realidad política del país: oficialistas,  opositores e independientes.

Colectivos financiados por el Gobierno

Los ciudadanos identificados como opositores expusieron que la actuación de los funcionarios de seguridad depende de los  beneficios que reciben del Gobierno nacional. Destacó en este grupo que, pese a la polarización del contexto de protestas,  los funcionarios también son víctimas, porque a veces pueden ser agredidos por los manifestantes. Y enfatizaron la poca  preparación académica y humanística que reciben y demuestran.

Sobre la actuación de los colectivos armados dijeron que éstos actúan “contrario al concepto y deber de los colectivos”,  pasando a ser los brazos armados que defienden la revolución. “Han actuado como fuerza de choque de las manifestaciones  desarrolladas en el Táchira. Además, son organizados y financiados desde entes y personas del Gobierno nacional, como el ex  gobernador José Gregorio Vielma Mora y la Ministra de Asuntos Penitenciarios, María Iris Valera”, manifestó uno de los  participantes.

Responden a órdenes superiores

Por su parte, los integrantes denominados independientes o “ni-ni” afirmaron que la actuación de los funcionarios de  seguridad responde a órdenes de sus superiores y al pago de un sueldo. “Son ellos quienes incitan la violencia, pues eso es  la orden, comenzar a amedrantar para seguir y entrar en juego con los manifestantes, que en su mayoría son estudiantes”,  indicó uno de los integrantes.

Como un “grupo radical en favor de la revolución bolivariana” calificaron a los colectivos. Indicaron que éstos han sido  equipados por el mismo Gobierno y que se activan cuando hay manifestaciones o concentración en contra del oficialismo. “Es  un proceso bien organizado donde se les facilita otras herramientas como camionetas blindadas, armas largas, protección del  Estado y beneficios económicos”, explicaron.

La orden es defender, no matar

Sin embargo, los participantes afines al oficialismo concluyeron que la definición de colectivo se ha tergiversado. Aun  así, los definieron como “una asociación de motorizados cuya función es dispersar y defender la revolución, pero la orden  no es matar”. Con relación a la actuación de los funcionarios de seguridad dijeron que éstos actúan bajo la racionalidad de  cualquier ser humano que es agredido, afirmando que éstos son “provocados” por los manifestantes.

Las nuevas generaciones merecen menos violencia

Fenómenos como los linchamientos y los saqueos también fueron analizados con los tres grupos, con el fin de desarrollar un
diagnóstico más amplio sobre un tema tan complejo como la violencia, en Venezuela y Táchira, en sus distintas  manifestaciones.

“Los participantes coincidieron en que la formación y educación de los ciudadanos es la puerta a la superación del  conflicto, donde se debe fomentar la cultura, la lectura y la investigación, a través de una buena educación en el hogar,  pues las nuevas generaciones se merecen una sociedad menos violenta”, comentó Jessy Aleta, coordinadora del OVV Táchira.