Portada / NOTICIAS OVV / Prácticas de exterminio se intensifican en zonas populares del estado Sucre

Prácticas de exterminio se intensifican en zonas populares del estado Sucre

foto A.L: Durante los operativos, uniformados arremeten contra comunidades enteras sin distinción

Por Mayber Márquez Z.
Prensa OVV Sucre

Bajo la figura de “enfrentamiento con los cuerpos de seguridad del Estado”, durante el primer trimestre de 2018 en el estado Sucre, se han evidenciado las prácticas de exterminio implementadas por el Gobierno venezolano, como justificativo para contrarrestar acciones delictivas y violentas.

Así lo han confirmado testimonios de vecinos, familiares y amigos de las víctimas que, principalmente, habitan en zonas populares de la entidad como las parroquias Altagracia, Ayacucho y Raúl Leoni del municipio Sucre.

“La Guardia llegó a San Luis II a disparar a todo el mundo, ellos no trajeron ninguna orden de arresto, dispararon y a mi hermano Luis Manuel lo acribillaron, cuando cayó al piso lo golpearon y después, lo tiraron en la patrulla. Se calmaron cuando llegó la policía estadal”, declararon familiares de un joven de 16 años que vendía papelón con naranja en una esquina del barrio y fue asesinado durante un hecho registrado el pasado siete de febrero.
En el lugar otras tres personas resultaron heridas y uno de ellos fue detenido sin recibir atención médica.

“Cuando mi papá y yo fuimos a retirar el cadáver a la morgue del hospital de Cumaná, los guardias no permitían la entrega del cuerpo, fue una enfermera que se armó de valor y les exigió firmar un papel para que se hicieran responsables” agregaron los familiares.

Sin embargo, esta no fue la primera ni la última vez que la situación ocurriría en la zona. Durante el velorio de Luís Manuel también se presentaron los uniformados a amenazar a los jóvenes presentes.

“Les tomaban fotos, les decían que volverían y a ellos también los matarían” enfatizaron los familiares del occiso.

foto A.L: El objetivo de los operativos es acabar con la vida de los maleantes pero comprometen la vida de inocentes.

La situación no fue distinta el 21 de febrero en el sector Jagüey de Luna de la comunidad de Brasil, donde se registró la muerte de Jean Carlos Tinoco, conocido bajo el alias de “Negro Malo”, buscado por la justicia por estar involucrado en hechos delictivos como asesinato, sicariato, extorsión además de secuestro, entre otros, y precisamente, falleció en medio de un presunto enfrentamiento con los cuerpos de seguridad del Estado, evento en el que también murió uno de sus compañeros.

“No fue enfrentamiento, los guardias nacionales llegaron y mataron a dos personas cuando compartían con unas amistades, los mataron porque les dio la gana, les dispararon cinco veces a quemarropa” dijeron testigos del caso a las afueras de la morgue del Hospital Universitario Antonio Patricio de Alcalá, de Cumaná.

“Lanzaron bombas lacrimógenas, se metieron a las casas, los vecinos cuentan que aquello fue dantesco” indicó el presbítero Marcelo Rivas, durante el foro “Violencia, DDHH y Ciudadanía”, organizado por el Observatorio Venezolano de Violencia OVV Sucre, en la iglesia Cristo Resucitado donde es párroco.

En el análisis, el sacerdote también advirtió que cuando ocurre un hecho de violencia y la víctima es un funcionario de seguridad, es suficiente argumento para que las comisiones de seguridad, “se metan a los barrios y disparen son contemplación, contra aquellos que tienen en la lista, pero no tienen reparo con los inocentes”, como una evidente depreciación de la vida.

Para Laurinda González, lo preocupante son los niños que presencian este tipo de hechos con asombro.

“Mis nietos llegaron a contarme que el Comando Nacional Antiextorsión y Secuestro, Conas, se metió antes de Semana Santa a los Superbloques de Fe y Alegría. Ellos los vieron encapuchados, armados y estaban aterrados. No sabemos a quién buscaban, pero es terrible que los niños vean eso” aseveró.

Al respecto, Jesús Subero coordinador del OVV Sucre, resaltó que aunque la violencia e inseguridad no son problemas exclusivos de la zonas más pobres del país, son sus habitantes lo que padecen de manera directa, los constantes abusos de autoridad.

“El Gobierno no ha acertado en la garantía de seguridad ciudadana con más de 27 planes nacionales y este tipo de operativos en los cuales, son tomadas por asalto las comunidades donde habitan los llamados pranes que controlan los distintos territorios; se convierten en medidas extremas, faltas de control y donde se producen evidentes violaciones a los derechos humanos”
Señaló que los operativos de patrullaje rara vez llegan a las zonas más vulnerables y cuando se implementan solo tiene un carácter efectista, con excepción de las políticas de exterminio implementadas a través de las que en algún momento, fueron denominadas como Operaciones de Liberación y Protección Humanista del Pueblo, OLP.

“Se trata de medidas extremas que además demuestran la falta de control que tienen los cuerpos de seguridad no solo en la garantía de seguridad ciudadana, sino como parte del crecimiento acelerado de la impunidad y el deterioro del sistema de justicia en todo el país” añadió Subero.