Portada / NOTICIAS OVV / Roberto Briceño León: La delincuencia no necesita mano floja ni mano dura, solo mano justa

Roberto Briceño León: La delincuencia no necesita mano floja ni mano dura, solo mano justa

Noticia al Día

Desde que Venezuela entró en hiperinflación hace seis meses, la crisis económica ha tomado el primer puesto de preocupaciones que deben atender los venezolanos. Sin embargo, la inseguridad sigue creciendo y cada vez se hace una realidad más común y normal para la población.

Así lo indica la Encuesta de Condiciones de Vida (Encovi) del año 2017 en materia de seguridad, donde 9 de cada 10 venezolanos piensan que cada año hay mayor inseguridad que el anterior.

Y aunque no hay cifras oficiales, las estimaciones lo demuestran: el Observatorio Venezolano de Violencia (OVV) estimó una tasa de 89 homicidios por cada 100 mil habitantes en 2017, con 26.616 fallecidos en hechos de violencia (16.046 en homicidios, 5.535 en casos de resistencia a la autoridad y 5.035 en averiguación).

Roberto Briceño León, director del OVV, asegura que “desde el punto de vista de las políticas de seguridad, lo que se ha generado es una suerte de apartheid, donde hay unos grupos sociales a los que no se les da la atención. Entonces es necesario unir a la población, unir a los venezolanos, y para eso se requiere una política pública”, explicó.

El problema no es la falta de planes, pues el Gobierno ha implantado al menos 22 iniciativas para controlar la delincuencia, con pocos resultados, que se traducen en una población que siente miedo, se encierra cada vez más, cambia sus rutinas para evitar salir de noche o comienza a tomar la justicia por su cuenta, con linchamientos o sicariato.

“Cuando uno tiene un gobierno que lanza leyes de desarme, pero no las aplica, y los únicos que cumplen la Ley de Desarme son los ciudadanos honestos, porque no van a desarmar a los delincuentes ni a los grupos paramilitares, entonces los ciudadanos dicen ‘aquí no hay una policía ni un gobierno que me protege a mí, solo me queda protegerme a mí y solo me queda ejercer justicia por mí mismo’”, explicó Briceño León.

“Eso es una destrucción del Estado de derecho en el país y un desamparo absoluto para la población”, agregó.

Contrapunto