Portada / DOCUMENTOS / LIBROS / Venezuela, una sociedad vulnerable por el quiebre del pacto social

Venezuela, una sociedad vulnerable por el quiebre del pacto social

cviudades vulnerablesPrensa OVV

Venezuela pasó de ser uno de los países más seguros de América Latina a convertirse en uno de los más violentos del mundo, en una sociedad vulnerable porque su capacidad para resistir las amenazas del crimen común y organizado ha sido muy escasa o casi inexistente.

Esta es una de las conclusiones que plantea el artículo Quiebre del pacto social y vulnerabilidad en Venezuela, escrito por Roberto Briceño-León, director del OVV, y que forma parte del libro Vulnerabilidad y violencia en América Latina y el Caribe, coordinado por Markus Gottsbacher y John De Boer y editado por Proyectos Estratégicos Consultoría y Siglo Veintiuno Editores.

El texto de Briceño-León toma como referencia las ciudades de Venezuela, y en especial su capital Caracas. “Se analiza el papel que en el proceso de quiebre del pacto social e incremento de la vulnerabilidad ha jugado el Estado venezolano, el cual durante el período analizado, limitó sus acciones, estuvo ausente o se convirtió en cómplice y promotor de la violencia. En contrapartida, se destaca en este contexto el papel positivo que han tenido instituciones como la familia, la religión y la escuela, quienes, con las mujeres como protagonistas, han empezado a tomar acciones en la contención de la violencia”.

El artículo expone un contexto histórico de la evolución de las ciudades venezolanas, y explica las razones por las cuales de fuertes y seguras en los años 80 del siglo XX, pasaron súbitamente a ser vulnerables, “donde se perdió el espacio público, se incrementó la conflictividad social y se dejó indefensa a su población ante el delito y el crimen”.

De fuertes a vulnerables

“El Caracazo” y los intentos de golpe de Estado de 1992 fueron momentos de vulnerabilidad. “Los golpes de Estado representaron un quiebre fundamental en la institucionalidad política, las reglas del juego que regían los mecanismos pacíficos de acceso al poder fueron quebrantados por los militares y sustituidos por las armas y la fuerza. Una parte importante de la población mostró simpatía por la acción militar e incluso dieron apoyo a los golpistas, y quizá sin quererlo, la violencia se convirtió en un medio legitimado para alcanzar las metas”.

El tercer momento de vulnerabilidad se inició en 1999. De una manera sorprendente, señala el texto, ya en los primeros años de gobierno de Hugo Chávez se incrementaron los homicidios y la violencia.

El incremento de la percepción de impunidad en el país es uno de los elementos que explican que esto haya ocurrido: la entrada en vigencia de un nuevo Código Orgánico Procesal Penal paralizó la actuación policial y llevó a la liberación de un gran número de reclusos que no tenían sentencia firme.

Otros de los elementos es la polarización política de la sociedad venezolana, cuyas ideas de las normas, la ley, lo correcto e incorrecto se separan y se distancian.“La consecuencia de esto fue una pérdida de legitimidad del sistema normativo, pues la ley que se aplicaba a unos, no era válida para los otros. Al no existir un sentido de la ley universal, su fuerza de contención del delito se mermó y la discrecionalidad en su aplicación, desde el gobierno o desde los individuos, aumentó y con ello la violencia”.

En tercer lugar, y como consecuencia de lo anterior, se dio una politización de laspolíticas de seguridad, y en cuarto lugar, se dio una falta de transparencia en la gestión, censura a la información oficial y continua negación del problema de la violencia por parte de las autoridades.

Este proceso hacia la violencia, propone Briceño-León en su análisis, se fundamenta en la destrucción de la institucionalidad que ha ocurrido en Venezuela. “La hipótesis que sostenemos es que la relación entre pobreza y violencia urbana está mediada por una variable latente que ha hecho falta en el análisis social y político, una variable que ha sido obviada o considerada apenas parcialmente en los estudios previos: la institucionalidad”.

Este marco institucional, concluye, es lo que ha sufrido un quiebre importante y ha provocado la violencia en Venezuela.