Portada / NOTICIAS OVV / Violencia, la principal protagonista en Venezuela

Violencia, la principal protagonista en Venezuela

por Victoria L. Martínez

Prensa OVV Bolívar

Nuevamente Bolívar escaló posiciones en la deshonrosa lista de los estados más violentos de Venezuela. Pasó de ocupar el 6to lugar en 2016 a posicionarse como la cuarta región más violenta del país, con 113 muertes violentas por cada 100 mil habitantes. Así lo revelaron las cifras del Observatorio Venezolano de Violencia (OVV) en un foro ocurrido el pasado 13 de marzo en la UCAB Guayana.

La violencia: Principal protagonista en Venezuela fue el nombre del evento coordinado en conjunto por el Observatorio Venezolano de Violencia y la Escuela de Derecho de la Universidad Católica Andrés Bello-Guayana. El director del OVV, Roberto Briceño León, expuso las desalentadoras cifras derivadas del informe anual 2017 en las que 26.616 muertes violentas en Venezuela, durante el año pasado, no hacen más que recordarnos la falta de políticas necesarias para atacar la inseguridad, la escasez y la crisis social que enfrentamos.

Cada día, funcionarios policiales dieron “de baja” a 15 personas por supuesta resistencia a la autoridad. Así lo explicó Briceño León mientras disertaba sobre el rol, cada vez más activo y con tintes violentos, que están adquiriendo los funcionarios del Estado en estas cifras. “Se está institucionalizando una pena de muerte en un país donde no existe legalmente”, agregó el ponente.

Cuando la policía mata, está acabando con la ley
El sociólogo al hablar de los nuevos rostros de la violencia, explicó cómo Venezuela continúa encabezando los listados de las ciudades más peligrosas del mundo, pero ahora con sucesos que antes no se presentaban y que son consecuencia del hambre, la escasez, la pobreza y el quebrantamiento social.

“Están aumentando crímenes que antes no se veían. Padres que les queman los labios a los hijos que se comieron la comida que había disponible para toda la familia”, agregó con preocupación el también director del Laboratorio de Ciencias Sociales (LACSO).

Resaltó, además, casos como los ocurridos en El Callao y el municipio Sifontes, donde la violencia va de la mano con la minería, la corrupción y el enfrentamiento entre bandas. Estas acciones no han hecho más que incentivar la criminalidad y el director del OVV aseveró que “las masacres no fortalecen la institucionalidad” y que “cuando la policía mata, está acabando con la ley”.

Roberto Briceño León reflexionó sobre el hecho de que la tasa de homicidios actual de El Callao (816 por cada 100mil habitantes) solo puede compararse a la existente en zonas pobres de Medellín, Colombia, cuando Pablo Escobar lideraba las redes de narcotráfico y corrupción.

Alerta roja en el sur del país
Y El Callao es solo uno de los varios municipios que le otorgan al estado Bolívar el título como el cuarto estado más violento de Venezuela. Así lo expresó la representante del OVV Bolívar, María Virginia Alarcón, quien también estuvo en este foro para presentar su ponencia titulada Sensibles ante lo insensible de la violencia.

Alarcón explicó que los 113 homicidios por cada 100 mil habitantes que ocurren en el estado Bolívar, hacen que su tasa de violencia supere a la de Caracas, ciudad capital que se queda atrás con un promedio de 109 asesinatos. Sumado a esto, en el año 2017 se registraron 774 sucesos violentos de los cuales derivaron 1.070 víctimas de delitos (943 fueron homicidios). Aunque se contabilizaron menos casos en comparación al año anterior, fueron más las víctimas.

Tres de los municipios más violentos de Venezuela están en Bolívar. Las tasas de homicidios de El Callao (816), Roscio (306) y Sifontes (274) encienden las alarmas en el incremento de la criminalidad en el sur del país. Agregó que “de cada 10 sucesos ocurridos en Bolívar, 6 ocurren en el Municipio Caroní”, ya que Ciudad Guayana no queda exenta de esta realidad. Durante 2017 ocurrieron 391 casos de violencia en esta zona, 32.22% tuvo lugar en Puerto Ordaz y 67.77% en San Félix.

Una realidad que debe terminarse
La abogada destacó que 92,5% de las víctimas del año pasado fueron hombres y solo un 7,5% fueron mujeres. Resaltó con preocupación que 82% de los hechos estuvieron marcados por uso de armas de fuego y que, incluso, en algunos casos se reportó uso de armamento letal y de guerra.

María Virginia Alarcón reveló que en lo que va de 2018, han ocurrido 159 hechos de violencia en el estado Bolívar, 81 en el mes de enero (evidenciando un aumento de 33 casos en comparación a enero 2017) y 78 en febrero (tres casos menos a los reportados en febrero 2017). Finalmente, la ponente reflexionó sobre los más recientes casos de violencia contra la mujer. Tomó como ejemplo el ocurrido hace pocos meses en Villa Africana, donde una mujer fue estrangulada en su casa y luego los delincuentes abusaron de su hija.

“Son aristas de una realidad que debe terminarse a como dé lugar (…) Desde la participación activa de instituciones como el OVV y la simbiosis con nuestra Escuela de Derecho, buscaremos dentro del humanismo que nos inspira, las salidas para operativas para esta crisis de violencia”, aseveró Alarcón.

Pacificar al país
Tanto Alarcón como Briceño-León coincidieron en la importancia de medidas que ataquen esta realidad. Destacaron la necesidad de políticas aplicadas para el ámbito social y económico, así como también la urgencia de “desarmar la violencia” en vista del incremento de los índices de delitos ligados a armas de fuego.

El director del Observatorio Venezolano de Violencia (OVV) reflexionó sobre la percepción existente sobre los funcionarios de seguridad del Estado y sobre cómo los venezolanos han optado por apoyarse entre sí para alcanzar un poco de resguardo. “La protección se busca en la sociedad, no en el Estado”, agregó el sociólogo.

Y recordando la necesidad de fortalecer a la sociedad y restaurar la democracia en Venezuela, María Virginia Alarcón, representante del OVV Bolívar y directora de la Escuela de Derecho, reafirmó el compromiso que tienen desde estas instituciones para plantear posibles salidas a esta ola de violencia que agobia a Venezuela.