Portada / OBSERVATORIOS REGIONALES / OVV Aragua / Aragua estuvo desasistida y vulnerable a la violencia durante los apagones de marzo

Aragua estuvo desasistida y vulnerable a la violencia durante los apagones de marzo

Una panadería saqueada en Maracay durante el apagón nacional. Foto diario El Siglo

Prensa OVV Aragua

En cuatro de cinco comunidades del estado Aragua se registraron saqueos y aumento en robos y hurtos durante los apagones nacionales que se iniciaron el 7 de marzo, mientras que en la quinta comunidad líderes vecinales contuvieron a quienes incitaban a desvalijamientos de locales comerciales, evitando así que en esa zona hubiese violencia en medio de la oscurana.

Tal es el resultado de una serie de entrevistas a informantes clave realizada por el equipo del Observatorio Venezolano de Violencia Aragua a vecinos de las comunidades de Los Samanes y Parque Aragua, del municipio Girardot; Caña de Azúcar y José Félix Ribas del municipio Mario Briceño Iragorry; y Guanarito del municipio Santiago Mariño, con el propósito de indagar si se habían presentado situaciones de violencia en su comunidad durante los apagones del mes de marzo del 2019, además de definir cómo se había organizado la comunidad durante esos apagones y conocer si habían recibido asistencia y protección por parte de los cuerpos de seguridad del Estado durante los periodos nocturnos con interrupción del servicio eléctrico.

Se encontró, según los testimonios de los informantes, que en Los Samanes, Caña de Azúcar y José Félix Ribas -tres de las cinco comunidades entrevistadas- se dieron hechos violentos, específicamente saqueos a establecimientos comerciales de la zona por parte de sujetos que según los entrevistados procedían de otras comunidades; mientras que los vecinos del sector Parque Aragua manifestaron que se habían incrementado los robos y hurtos en la zona.

Solo una de las cinco comunidades -Guanarito- manifestó que no había tenido ningún tipo de hecho violento durante los apagones, en virtud que cuando a una persona de su comunidad se le ocurrió gritar saqueo, fueron contenidos por los líderes de las zonas de paz, quienes advirtieron que quien saliera a saquear acarreaba con las consecuencias que implicaban las infracciones en el sector.

Según la opinión de los informantes de las cinco comunidades, ninguna se había organizado específicamente para protegerse durante los apagones, sino que los vecinos, de manera individual, se encerraban a tempranas horas en sus casas e improvisaban lámparas artesanales de gasoil y/o aceite para cubrir la contingencia familiar en las horas de oscuridad.

Durante las entrevistas, el OVV Aragua escuchó cómo todos los entrevistados coincidieron en que se sentían más vulnerables a convertirse en víctimas de la delincuencia durante los apagones nocturnos, ya que estaban desasistidos y desprotegidos en virtud de la ausencia de patrullaje de los cuerpos policiales durante las contingencias y ante las llamadas de emergencia hechas en medio de los saqueos.