Portada / NOTICIAS OVV / El Estado ha perdido el control del territorio costero oriental

El Estado ha perdido el control del territorio costero oriental

Cortesía AL: El pueblo sucrense solo quiere vivir en pazPrensa OVV Sucre 

Contradicciones, hermetismo y desinformación oficial reinan en torno al presunto enfrentamiento entre bandas  en las parroquias San Juan de Unare y San Juan de Las Galdonas del municipio Arismendi del estado Sucre, durante los días 25 y 26 de septiembre.

Seis días después de que habitantes denunciaran públicamente el terror provocado en la zona por el enfrentamiento entre bandas y se confirmaran al menos tres muertes violentas, el director del Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalísticas (Cicpc), Douglas Rico, en rueda de prensa nacional, calificó el caso como un escándalo de redes sociales y aseguró que no hubo ningún tipo de conflicto en la zona.

Sin embargo, el funcionario confirmó la existencia del enfrentamiento entre bandas criminales que dejaron un sujeto asesinado en San Juan de las Galdonas. Rico también se refirió al caso de tres personas fallecidas durante un enfrentamiento con los cuerpos de seguridad del estado en la población de Yaguaraparo, capital del municipio Cajigal, ubicado a 44 km de Río Caribe.

El director nacional del Cicpc, no precisó los datos de identificación de los fallecidos, pero fue enfático al desestimar la posible masacre en la población nivaldina.

Las declaraciones del funcionario fueron rebatidas al día siguiente por el gobernador del estado Sucre, Edwin Rojas, cuando informó que el enfrentamiento entre bandas en San Juan de las Galdonas había dejado tres sujetos asesinados, mientras 18 presuntos delincuentes fueron abatidos durante el operativo para el cual dispusieron más de 700 funcionarios de los cuerpos de seguridad del Estado, como parte, según dijo, de un ejercicio de soberanía nacional.

“Los efectivos de seguridad fueron desplegados en la ejecución del Plan Sucre Seguro en los municipios Valdez, Arismendi, Cajigal, Mariño y parte de Libertador, lo que dio como resultado el desmantelamiento de la banda delictiva conocida como El Rin Doblado, dijo Rojas en rueda de prensa regional, donde además confirmó la detención de 14 sujetos solicitados quienes se encontraban en territorio sucrense, tras fugarse del Centro Penitenciario de Aragua, conocido como cárcel de Tocorón.

Al respecto, el jefe de la Zona Operativa de Defensa Integral ZODI Sucre N. 53, G/D Julio Ramón Barrios Torres destacó que la operación de defensa, fue una labor de reconocimiento, patrullaje y localización de elementos delictivos.

“A lo largo del territorio sucrense fueron colocados 2.440 hombres en combate con sus respectivos equipos, durante dos fases de operación descritas en un total de 216 horas. Además del armamento se incautaron otros elementos, como 300 kilos de cobre aproximadamente, facsímiles de droga, panelas de cocaína envueltas en tacos de madera, sacos de cementos, cajas de cervezas, más de 100 tambores de 220 litros, para un total de 22 mil litros de combustible, entre otros elementos considerados como material estratégico”, resaltó Barrios Torres.

Las autoridades locales resaltaron que con el dispositivo quedó de manifiesto la presencia del estado, para rebatir “todas las matrices falsas de redes sociales que señalan que San Juan de las Galdonas era un pueblo sin ley” dijeron.

Más de 10 años fuera de control

El dirigente de Primero Justicia en la entidad Paúl Elguezabal fue quien señaló públicamente las contradicciones de las autoridades nacionales y estadales, al aseverar que el eje pariano “ha sido controlado desde hace muchos años, por la delincuencia organizada bajo la anuencia del Gobierno de turno que ha entregado el territorio al narcotráfico”

En entrevista con la periodista Patricia Poleo, el dirigente también puso de manifiesto la zozobra que vivieron los habitantes del municipio Arismendi, durante los sucesos registrados.

“A Río Caribe llegaba la gente proveniente de San Juan de las Galdonas en camiones, desesperada como si huyera de una guerra por temor no solo a los delincuentes sino a los excesos cometidos por los cuerpos de seguridad. Las fiestas patronales de San Miguel fueron suspendidas y el programa se limitó a las actividades religiosas y culturales” detalló.

Elguezabal precisó que la violencia e inseguridad no solo se ha extendido en las parroquias San Juan de Las Galdonas y Unare sino que consideró como zona roja a Irapa, capital del municipio Mariño del estado Sucre y la población de Cachipal en el municipio Cajigal.

“En Yaguaraparo la Guardia Nacional alerta a los conductores que de noche no pueden transitar para que no se sometan al peligro en la vía que conduce a Yaguaraparo, Irapa y Güiria capital del municipio Valdez, porque ellos no tienen el control de la seguridad ciudadana”

El dirigente exigió que el Estado venezolano que garantice el orden, la paz y la tranquilidad ciudadana y libere a los sucrenses de vivir en el terror y la amenaza.

“Nadie habla de este tema por miedo, por temor a posibles represalias contra su integridad física y la de sus familiares” añadió.

La denuncia

Sobre el caso, el 27 de septiembre el periodista Javier Mayorca denunció en su cuenta en twitter “una situación de virtual toque de queda en San Juan de las Galdonas, luego de un prolongado enfrentamiento entre bandas que dominan ese lugar y San Juan de Unare”.

Precisó que las balaceras comenzaron el martes 25 en la mañana y confirmó tres muertes, aunque otras fuentes estimaron más de una veintena de pérdidas humanas.

Mayorca aseguró que las fuerzas militares “llegaron el miércoles a San Juan de las Galdonas, cuando ya las hostilidades habían cesado. Aunque exhortaban a la gente para que saliera, los pobladores permanecían en sus casas, aterrados y advirtió las fotografías de cadáveres descuartizados y con tiros de gracia, impublicables.

Pérdida del territorio y la productividad

En el análisis del caso realizado por Jesús Subero, coordinador del Observatorio Venezolano de Violencia (OVV Sucre), ratificó la pérdida del control de la seguridad del territorio costero fronteriza del norte de la Península de Paria, por parte de los cuerpos de seguridad del Estado y del Gobierno.

“La población ha perdido su tranquilidad y en consecuencia, también su capacidad productiva en sectores como la pesca, el turismo y la agricultura, de manera que es posible asegurar que hay un dominio delictivo del espacio geográfico y social por mar y tierra” dijo.

Subero fue enfático al reiterar que los recientes de enfrentamientos entre grupos delictivos, confirman el dominio territorial de la zona, situación que ha sido alertada en reiteradas ocasiones a través del monitoreo de prensa y reportajes especiales del OVV Sucre.

“El estado Sucre tiene más de 700 kilómetros de costa, cuyas potencialidades turísticas y pesqueras se han perdido debido a distintos flagelos como el del narcotráfico en la Península de Paria sumado a la piratería marina que también tiene incidencia en la Península de Araya, los cuales amenazan el desarrollo de nuestros productores en la zona y tiene graves repercusiones en el país” añadió.

Del mismo modo, el Coordinador encendió las alarmas sobre los abusos de autoridad en todo el territorio sucrense, producto de la acción de los cuerpos de seguridad del Estado durante el desarrollo de presuntos enfrentamientos con bandas delictivas y que se traducen en la ejecución de operaciones de exterminio para dejar en evidencia, marcadas violaciones a los Derechos Humanos.