Portada / ES NOTICIA / La inseguridad frena el ordeño en Machiques de Perijá

La inseguridad frena el ordeño en Machiques de Perijá

Foto referencial cortesía de Crónica Uno

Prensa OVV Zulia

El historial reciente de invasiones, saqueos, robo masivo de ganado, extorsión e inseguridad personal y jurídica en Machiques de Perijá, ha traído como consecuencia una progresiva disminución en la capacidad de las unidades productivas, que comparado con los años 90, produce un descenso de 70% en la producción de leche y carne.

El catedrático y asesor de las asociaciones y federaciones ganaderas del Zulia y de Venezuela, Werner Gutiérrez, en entrevista con el equipo del Observatorio Venezolano de Violencia Zulia, estima que la caída en la producción de carne y leche ya supera 70% en los últimos 5 o 6 años. En términos globales, el entrevistado afirma que por el tema de inseguridad delictiva se ha reducido la producción en 30%. Si se asocia la inseguridad producto de la criminalidad con la inseguridad jurídica y las distorsiones económicas, en el Zulia se ha perdido 70% la capacidad de producción de leche y carne en los últimos 10 años.

El municipio de la serranía perijanera, que en el pasado reciente era líder en producción de estos rubros, se encuentra azotado por la presencia de grupos guerrilleros y de delincuencia organizada, que actúan con el apoyo, por omisión o complicidad, de las fuerzas militares venezolanas. A juicio de Johel Salas, coordinador del OVV en la región zuliana, esta situación de violencia en el sector provoca un incremento en los costos de producción, la migración a otras zonas del estado o del país, de la unidad productiva y en algunos casos el abandono parcial o total de la actividad agropecuaria, con impacto negativo en la producción de alimentos.

Otro elemento que estimula los delitos y la violencia en este territorio es el diferencial cambiario con relación a Colombia, que provoca un aumento en los robos, especialmente de ganado, para venderlo en el vecino país, que, en el caso de Machiques, queda justamente al lado. Al respecto, afirma Salas que “una res vale en Colombia muchísimo más que en Perijá, por eso ha aumentado el robo de ganado a niveles alarmantes. Cada vez son más frecuentes los robos de más de una centena de reses en un mismo acto y en un marco de absoluta impunidad que produce mayor incertidumbre, desinversión y desmotivación para la continuar la labor productiva”.

Un factor que ha contribuido enormemente a la generación de violencia y de inseguridad en la zona, han sido las invasiones que se han hecho frecuentes en los últimos diez años. Para Gutiérrez, también ex decano de la facultad de agronomía de LUZ, las invasiones que se produjeron en el marco de la desorganizada delimitación de tierras indígenas, incorpora a la inseguridad criminal, la inseguridad jurídica, provocando no solamente un descenso en la producción de estos rubros alimenticios, sino, además, la pérdida de años de investigación genética en técnicas reproductivas y transferencias de embriones que permitían la cría de animales de alto valor genético.

Señala el coordinador del OVV en el Zulia que, además de las invasiones de fincas, el robo masivo de ganado y la extorsión por parte de la guerrilla y la mafia de la zona, en la actualidad se hace frecuente que delincuentes ingresen a la finca, amarren a todos los trabajadores, se llevan el ganado y otras propiedades. Recientemente se han producido asesinatos de obreros en estas incursiones violentas e impunes. Expresó que el Estado, por omisión o connivencia, es el principal responsable de esta situación de inseguridades jurídicas y delictivas, que al estar relacionadas con la producción de alimentos afecta a todo el país, lo que a su juicio constituye un crimen de lesa humanidad.