Portada / NOTICIAS OVV / La violencia policial y delincuencial en Aragua se incrementó en julio y agosto

La violencia policial y delincuencial en Aragua se incrementó en julio y agosto

Prensa OVV Aragua

Durante el período enero-agosto de 2019, en el estado Aragua se registraron en prensa regional un total de 566 sucesos violentos, de los cuales el 49% de los casos fueron producto de la violencia policial, 46% de la delincuencial y 5% de otros tipos de violencia.

Al observar la distribución de los sucesos, se evidencia que el primer trimestre suma el 38,34%, con una leve tendencia hacia el descenso. El segundo trimestre aporta el 34,40% de los casos, presentando un pico durante el mes de mayo con 70 sucesos; en él se evidencia también que en junio, mes de la visita de la Oficina de la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ACNUDH), hubo la menor frecuencia del período con 59 casos.

Sin embargo, después de la publicación del informe ACNUDH, se observa durante los meses de julio y agosto una marcada tendencia hacia el aumento de los sucesos violentos, pasando de 59 a 72 en julio y a 82 sucesos durante el mes de agosto, siendo esta última frecuencia la mayor registrada en lo que va del año 2019. El bimestre julio-agosto aporta el 27,21% del total de sucesos reportados en el estado Aragua durante los primeros ocho (8) meses del año.

Al analizar el comportamiento de los tipos de violencia en la región durante el período estudiado (Gráfico 2), se evidencia que para el mes de enero el tipo de violencia predominante era la delincuencial (40 sucesos), seguida de la policial (33 casos); sin embargo, para el mes de febrero llama la atención un comportamiento paradójico en ambos tipos de violencia, ya que ocurre una disminución relativa de la violencia delincuencial (30 casos) y un aumento de la policial (39 casos). Durante el mes de marzo ambas violencias tienen una frecuencia similar con 30 sucesos cada una.

Para el mes de abril, la frecuencia de sucesos de violencia delincuencial aumenta de nuevo (34 casos), mientras que los sucesos de la policial descienden a su valor más bajo del período estudiado (26 casos).

Durante el mes de mayo la violencia delincuencial hace una meseta (34 casos), mientras que la policial invierte de nuevo su comportamiento y muestra una marcada tendencia al ascenso, alcanzando por segunda vez en el año a la violencia delincuencial al registrar también 34 casos. Para el mes junio, cuando se produce la visita de la ACNUDH, ambos tipos de violencia muestran una tendencia hacia el descenso, siendo más marcada en la violencia delincuencial que disminuye de 34 a 25 casos, mientras que la policial muestra un descenso más discreto, al pasar de 34 casos en mayo a 31 en junio.

Contrario a lo esperado, en los meses posteriores a la publicación del informe ACNUDH, la tendencia del comportamiento de ambas violencias mutó hacia el ascenso, incrementándose vertiginosamente la frecuencia de sucesos de violencia policial reportados: de 31 a 39 en julio y 45 en agosto. La frecuencia de sucesos de violencia delincuencial registrados en prensa mostró un comportamiento más moderado, pasando de 25 a 31 en julio y 34 en agosto.