Portada / NOTICIAS OVV / Mayorca: “Venezuela es, en este momento, más insegura de lo que había sido nunca”

Mayorca: “Venezuela es, en este momento, más insegura de lo que había sido nunca”

Prensa OVV

A los nuevos rostros de la violencia en Venezuela, descritos a profundidad en el libro que lleva ese nombre por los especialistas del Observatorio Venezolano de Violencia (OVV) bajo la batuta de Roberto Briceño-León, hay que agregar lo que Javier Ignacio Mayorca define como los desplazamientos que en los últimos años ha sufrido la violencia en el país.

Mayorca, periodista especializado en criminalística y consultor en el tema, ahondó en esos nuevos desplazamientos o cambios de patrones, precisamente durante el bautizo del libro Los nuevos rostros de la violencia. Empobrecimiento y letalidad policial, que se realizó el pasado 23 de mayo en la librería El Buscón.

Javier Ignacio Mayorca presentó el más reciente libro publicado por Roberto Briceño-León: Los nuevos rostros de la violencia.

Afirma el periodista que hace unos 15 a 20 años la violencia era un fenómeno netamente urbano, con expresiones rurales poco frecuentes, pero además específicas y aisladas. En cambio, dice, lo que se está viendo desde hace unos 3 o 4 años y que se ha acentuado en los últimos meses refiere un desplazamiento geográfico de la violencia. Una de las evidencias más claras y más notables es que cuando se hace una medición por tasa de los homicidios, es decir, la proporción de homicidios por cada 100 mil habitantes, en determinadas jurisdicciones o ámbitos territoriales vemos que de los cinco primeros municipios con las tasas más elevadas de violencia homicidas en el país, ninguno es capital de estado. “Estamos hablando de áreas apartadas, por ejemplo de Guasipati, en Bolívar, o del municipio Andrés Bello del estado Trujillo”.

En segundo lugar, Mayorca refirió cómo se ha modificado también el horario de los delitos, en especial contra la propiedad que sigue siendo el más frecuente: antes se cometían básicamente al final de la tarde, ya entrando la noche, y algo de ello en horas del mediodía. Sin embargo, “lo que hemos visto desde hace ya unos 15 meses a dos años, es que esencialmente el delito contra la propiedad, sobre todo el violento, se ha distribuido prácticamente en todos los horarios”.

También ha habido cambios en los grupos de victimización. El periodista señala a los dos polos en los grupos etarios, los menores de 12 años y los que tienen más de 60; en ambos casos han empezado a aumentar el número de víctimas de la violencia de una forma notable durante los últimos meses, pero especialmente en aquellos que tienen más de 60 años.

Ha habido cambio en los grupos de victimización. Ahora hay dos polos en las víctimas, los menores de 12 años y los mayores de 60

En este último grupo se puede especular mucho, expresa Mayorca. No solamente son víctimas de homicidios, sino también de asaltos, de robos, delitos estos que tienen que ver además con otro patrón. Son personas que están esencialmente solas y en una situación de indefensión, por lo tanto la gran mayoría de estos delitos queda impune. El otro elemento que está vinculado a estos últimos delitos es la característica íntima y doméstica que está adquiriendo la violencia criminal. “Doméstica porque ocurre en las casas o alrededor de ellas, es por ejemplo la señora de 68 o 69 años que en Las Mercedes del Llano fue decapitada por su hijo y esto ocurre porque hay unas condiciones sociales de ausencia de empleos y económicas que están ocasionando un mayor tiempo, una mayor proximidad de las víctimas y sus eventuales victimarios, ya sean sus hijos o personas que desarrollaron un trabajo ocasionalmente para esa vivienda y vieron una oportunidad para el delito allí. Estamos viendo, dentro de este cambio en los patrones, una especie de conocimiento mayor entre víctima y victimario”.

Y precisamente ese acercamiento íntimo de los victimarios con sus posibles víctimas ha resultado también en un incremento de las violaciones. Quienes manejan el tema de estadísticas policiales saben que es uno de los delitos con mayor cifra negra, que ya se reflejó con incrementos superiores al 70% con respecto a la cifra que se manejaba para el 2017, agregó el ponente.

Al hacerse el delito más íntimo, más de la casa, las violaciones han crecido enormemente, aunque sigue siendo el delito con mayor cifra negra

Por último, el periodista destaca que durante los últimos meses los asaltos a las viviendas han sustituido a los secuestros. “La casa es, cada vez más, el ámbito de los delitos”, enfatizó.

Para finalizar su presentación del libro Los nuevos rostros de la violencia, Javier Mayorca reflexionó en torno a la inseguridad que vive Venezuela. “Más insegura de lo que había sido nunca, porque no se trata solo de inseguridad en términos de tasas de homicidios o de robos. Desde marzo de este año estamos más inseguros, hoy no sabemos si podemos terminar este evento porque se puede ir la electricidad, no sabemos si vamos a poder llenar nuestro tanque de gasolina. Las incertidumbres se están añadiendo a nuestra vida cotidiana. No se puede extender la mirada más allá de 2 o 3 horas”.