Portada / NOTICIAS OVV / Violencia en inseguridad mantienen en vilo a los sucrenses

Violencia en inseguridad mantienen en vilo a los sucrenses

Prensa OVV Sucre

La violencia delincuencial ha fortalecido su organización, ya no solo en espacios urbanos, sino que ha tomado los sectores productivos con la piratería marina a lo largo de más de 700 kilómetros de costa del estado Sucre y cuyas repercusiones han cambiado los horarios de faena y las prácticas pesqueras especialmente, en la Península de Araya y la parroquia Raúl Leoni del municipio Sucre donde se han intensificado los robos de motores y enseres de pesca, así lo destacó Jesús Subero, coordinador del Observatorio Venezolano de Violencia Sucre durante el Foro sobre la Situación de Derechos Humanos en ese estado or8ental de Venezuela.

El evento, organizado por el Centro de Desarrollo Integral Sucre Cedisuc se desarrolló para conmemorar el 70 Aniversario de la Declaración Universal de Derechos Humanos.

Dijo Subero que la problemática de la violencia e inseguridad territorial ha influido notoriamente, en la merma del rendimiento agrícola en los sectores de tradición cacaotera, cafetalera y cañicultora del eje Carúpano- Paria y el municipio Montes.

“Los productores prefieren abandonar los campos no solo por la crítica situación económica del país, sino por las amenazas de grupos delincuenciales que han tomado fuerza para controlar las zonas rurales que hasta hace 15 años, eran considerados tranquilos y actualmente son azotados por la violencia, los homicidios, el atraco, la extorsión y el secuestro” dijo.

Puntos críticos

En el análisis realizado por el coordinador del OVV Sucre, destacó la manera en que los delincuentes han articulado acciones por mar y tierra, en cuyo caso detalló que ya no se trata de la violencia con asaltos y actos violentos a camiones de carga de alimentos y productos de primera necesidad en la troncal 009 que va desde Caracas hasta Güiria, capital del municipio Valdez donde los visitantes deben obtener el permiso de los delincuentes para transitar los pueblos, sino que la situación se ha extendido para dibujar una “T” con la troncal 010 entre Cariaco- municipio Ribero, Casanay – municipio Andrés Eloy Blanco; hasta Caripito en el estado Monagas.

“En la troncal 009 entre Cumaná y Puerto La Cruz en el estado Anzoátegui, han sido identificados puntos críticos entre las poblaciones de Santa Fe, Arapo, Arapito, Playa Colorada y Vallecito, pero también en el eje Muelle de Cariaco -Santa María del municipio Ribero específicamente, en el sector Curaguaco, la población rural, los transportistas de pescado y los conductores de carritos por puesto, son atacados diariamente, según información suministrada por la dirigencia de la zona”

En la exposición sobre Violencia y Territorios Delictivos, Subero se refirió al fortalecimiento de la organización delictiva con una triangulación de municipios parianos como Cajigal (Yaguaraparo), Mariño (Irapa) y Arismendi (Río Caribe), que ha tomado el control del territorio por encima de los cuerpos de seguridad del Estado, en detrimento de la actividad productiva, pesquera y turística, que por tradición se había desarrollado en la zona.

“Nos referimos a masacres como la registrada en septiembre en las parroquias San Juan de Unare y San Juan de las Galdonas, donde oficialmente, el Gobierno estadal reconoció 21 muertes, pero la población ha referido una situación dantesca que supera lo imaginable y ese es solo un caso de los que se ha filtrado a la opinión pública, porque la orfandad informativa en el estado Sucre ha servido de caldo de cultivo para que las autoridades impidan el acceso a la información pública que ya el OVV había identificado desde 2005” advirtió Subero.

Pérdida de la tranquilidad

El coordinador del OVV lamentó con preocupación la pérdida de la tranquilidad no solo por mar y por tierra sino en la cotidianidad ciudadana porque “no hay suceso donde no esté involucrada la moto, la pistola y la droga” enfatizó.

Asimismo, reiteró un desplazamiento de la violencia urbana hacia las zonas rurales es decir, “plazas, calles, ciudades, pueblos, residencias y espacios naturales han sido tomados por la violencia y la inseguridad incluso, hay intervenciones delictivas en espacios religiosos, centros asistenciales y otros lugares, donde antes no había violencia pero las autoridades lejos de articular acciones concretas en materia de seguridad ciudadana, han intensificado las “operaciones de exterminio” bajo el esquema de enfrentamiento con los cuerpos de seguridad del Estado” aseveró.
En ese sentido citó los abusos de autoridad en casos como la Masacre de El Porvenir, registrada el 11 de noviembre de 2016 en el municipio Ribero con la participación de funcionarios públicos donde nueve personas fueron asesinadas y el caso es un reflejo de la impunidad reinante en el país, sin contar con la violencia en contra de manifestaciones ciudadanas en reclamos de servicios básicos que han dejado serias consecuencias como el asesinato de un hombre durante represión de manifestantes en Playa Grande, municipio Bermúdez; el pasado 01 de marzo de 2018.

Finalmente, Subero agradeció a Cedisuc a través de su coordinadora Gladys Rodríguez, por la invitación al Foro y destacó la importancia de este tipo de encuentros no solo para el desarrollo interinstitucional sino para el intercambio de experiencias con los habitantes de las comunidades más vulnerables de la entidad sucrense, preocupados por la garantía del derecho a la vida, el aumento de los hechos violentos y delictivos en el estado Sucre.
Sucre sin asistencia

Por su parte María Barrios coordinadora del Observatorio de Derechos Humanos de Cedisuc, realizó un balance de las violaciones a derechos humanos, documentadas por la institución durante 2018 en los municipios Sucre, Bermúdez, Ribero, Bolívar, Cruz Salmerón Acosta, Montes; donde evidenciaron el deterioro de los servicios públicos.
“Hemos atendido 1.057 personas atendidas, realizamos 860 encuestas y documentamos 551 casos, donde hemos realizado muchos hallazgos. La salud está en caos, ninguno de los ambulatorios de la entidad cuenta con sistema viable para la atención de la población por falta de medicamentos e insumos, los más críticos son los municipio Bolívar y Ribero que no tienen asistencia médica adecuada” indicó.

Citó la proliferación 382 basureros satélites que afectan la salud pública por la falta de recolección y tratamiento de desechos sólidos en Cumaná, mientras que en materia del servicio de transporte público, detalló que la flota dela parroquia Altagracia (la más grande del municipio Sucre), solo están operativos el 4% de los 80 autobuses que cubrían la ruta.

Asimismo refirió que se han intensificado las protestas ciudadanas en la carretera nacional Cumaná Puerto La Cruz, debido a los reclamos por falta de agua, gas, electricidad y alimentos en el municipio Bolívar.

FOTO 1: Coordinador del OVV Sucre disertó sobre violencia y territorios delictivos.
FOTO 2: La violencia organizada ha tomado el control de carreteras y municipios que en otrora eran considerados tranquilos
FOTO 3: Jesús Subero coordinador del OVV Sucre Junto a María Barrios, coordinadora del Observatorio de DDHH de Cedisuc.
FOTO 4: OVV Sucre estrechó lazos institucionales por la garantía del derecho a la vida.
FOTO 5: Participantes del Foro detallaron las continuas violaciones a los DDHH en la entidad Sucrense.